jueves, 22 de mayo de 2014

El mejor salon para la lectura

Si hay algo que me gusta de los hoteles, son los amplios y cómodos salones que tienen y que sirven para prácticamente cualquier cosa, que lo mismo un día están como biblioteca, al día siguiente como una exposición de cuadros y al otro acogen unas charlas sobre los más variopintos temas, por más que a mi cuando más me gustan es cuando están vacíos y me puedo ir a una esquina del mismo a leer tranquilamente mi libro favorito en ese momento, porque si quieres tranquilidad en un hotel, la sala de lectura es el sitio más tranquilo del mundo para leer sin que nada ni nadie te moleste lo más mínimo.

Yo creía que tenía una buena biblioteca hasta que un día por casualidad, comencé a visitar las bibliotecas de los hoteles y que si bien obviamente no son todas iguales, tienen una inmensa cantidad de libros la mayoría de ellos que no han sido leídos nunca, y de los temás más interesantes. Me encanta eso de llegar a un hotel y devorar sus libros, de estrenarlos, de empaparme de un montón de conocimientos y aventuras que sus autores escribieron ahí para que yo los leyera. Ahora antes de reservar un hotel, les pregunto por su fondo bibliográfico y en función del mismo me decido por uno u otro. Un criterio de selección de hotel como cualquier otro. Hay a quien le gusta el SPA, y a mi lo que me gusta es la biblioteca.

Una idea de negocio que me pareció de lo más innovadora respecto a los libros, la leí en la web de EmprendedorUniversitario.es, y consiste en la venta de libros directamente del editor al consumidor final sin intermediarios, y financiando la editorial en tres años la compra de los libros, para que así cualquier hotel pueda contar ya desde el primer día con una biblioteca en condiciones, que haga las delicias de los viajeros lectores que como yo, preferimos la lectura a otras actividades de animación que se realizan en los hoteles.

Por suerte para mi, somos pocos los aficionados a la lectura en los viajes, que si no, estarían las bibliotecas tan concurridas o más incluso que los bares.

Y eso no puede ser, que dirían los políticos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario