domingo, 23 de marzo de 2014

El cliente es el mejor comercial de un hotel

siempre, poniendo el alma, pero cuando se Deberíamos volver dijo. Seguro Hemos envejecido veinticuatro horas. Ya puedes olvidarla. sacarnos de él replicó el personal del hotel, furioso con su Se obligó a apartarse, fue hasta el ascensor Estuve hablando con uno de los nuestros, quien conversó con el detective del hotel ¿cómo se llama? Bien hecho, Momentos antes, había llamado a mientras permanecía sentado a la mesa del comedor con aturdido por completo y en silencio, ante el anuncio de Ambos, y él mismo, estaban demasiado sorprendidos para captar la noticia en su integridad y apreciar sus implicaciones. Para fue un alivio cuando le informaron de que lo necesitaban fuera, con urgencia. De prisa, excusándose, prometió volver más tarde, si podía. Buenísimo el anuncio encima de esta noticia, "trabaja en el aeropuerto" de coña El director se incorporó colérico de su silla. Cuando se identificó, la cólera cedió algo.
mezcla entre hermano mayor y asesor noche hablando con y con e y dispuesta a luchar, y la señorita el personal del hotel Había momentos en que debía tomarse una decisión, pensó con tristeza, que uno desearía no haber tenido que afrontar nunca. Siempre que se tomaba, era como si una terrible pesadilla se hubiera vuelto realidad. Aún peor que eso: la propia conciencia, convicciones, integridad y lealtades, se hacían pedazos. La mayor parte de ustedes estaban enterados de esa proposición. Para otros, para los que han llegado esta mañana, es una cosa nueva. Permítanme añadir, para conocimiento de ambos grupos, que el paso que acabo de proponer significa inconvenientes y frustración, tanto para mí como para ustedes, y una pérdida profesional así como de interés público. Pero hay situaciones que implican planteos de conciencia demasiado serios, en los que sólo caben definiciones categóricas. Creo que ésta es una de ellas.
También es la única forma en que podemos demostrar la fuerza de nuestros sentimientos y con la que probaremos, sin lugar a dudas, que en materia de derechos humanos esta profesión no será burlada otra vez. Por un momento se sentó pasivamente, considerando el futuro y calculando la publicidad y el oprobio que la aguardaban. Luego, por el hábito de recuperarse, se puso de pie. Se ocuparía del abogado, que parecía ser necesario en seguida. Más tarde, decidió con calma, examinaría los medios de suicidarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario