miércoles, 26 de febrero de 2014

Trabajar en el sector turismo

El sector turístico español presenta una serie de peculiaridades que no encontramos en otros sectores de actividad económica, y que al menos respecto a la hora de optar a un puesto de trabajo, se manifiesta en la importancia que se le concede a la entrevista personal entre los directivos de la empresa de hostelería y los candidatos, que a veces se hace en la misma empresa o centro de trabajo, y otras por contra, en un lugar que no tiene nada que ver con la empresa, siendo el entrevistador quien decide dónde y cuando se realiza.

El objetivo de una entrevista de trabajo como las que hacen los de Hotel Training, es conocer al candidato y que éste se de a conocer, pues lo que se busca es que haya comunicación entre ambas partes, ya que tanto empresa como candidato buscan lo mismo, la formalización o posible formalización de un contrato de trabajo. Ambas partes se necesitan mutuamente. Es un método en mi humilde opinión, más eficaz, más humano, más directo, y que no está lo suficientemente valorado. El papel miente sin ruborizarse, un candidato o un entrevistador, no.

¿Y qué valora la empresa en una entrevista? Ante todo la espontaneidad, pues el entrevistador va a poner al candidato en un montón de situaciones de las que tendrá que salir airoso y que no son nada en comparación con todo lo que se va a encontrar en su puesto de trabajo, si es que llega a ser contratado. Además de esta espontaneidad y rapidez de reflejos en algo desconocido e imprevisto, es donde la empresa se va a dar cuenta o a tomar contacto con una serie de factores como la apariencia o aspecto externo, y la personalidad de la quien pretende ser contratado.

A mi si me dan a elegir, me quedo de todas todas, con las entrevistas personales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario