sábado, 14 de septiembre de 2013

Habitaciones preciosas y comida excelente

El IVA reducido no es una rareza en la Unión Europea. De hecho, solo Dinamarca tiene un impuesto único de Valor Añadido para todos los artículos o servicios, situado en el %. El resto de países, desde Portugal hasta Suecia, tienen una versión más ligera de este tributo para ciertos productos. En el caso de cinco países (España, Francia, Irlanda, Italia y Luxemburgo) tienen además un IVA superreducido para ciertos bienes y en otros países, como Reino Unido, hay productos muy concretos de alimentación que incluso están exentos.
La consecuencia son huéspedes que se lanzan a la búsqueda de un chino, tienda de conveniencia o supermercado horas para comprar agua y refrescos, regresan al hotel con sentimiento de triunfo y atraviesan la recepción con las botellas camufladas bajo el brazo como quien practica el estraperlo. Desde el Grand Hotel Central de Malaga justifican esos precios porque no es solo la Coca-Cola, están también los costes indirectos del personal que tienes que contratar para tener lista toda la logística de los minibares además de dar un servicio en habitaciones . Esto es, el coste de la mininevera, la electricidad que consume y la persona que repone. Aunque también reconocen que el margen de beneficio es alto.
Nos encantó este hotel. La habitación era preciosa, con la ventaja añadida de una hermosa chimenea (ya que fuimos al final de la temporada). La comida era excelente, lo que significaba que decidimos no comer durante las noches - que no era lo que habíamos planeado hacer antes de llegar. eveyrthing es hecho justo aquí y toda la experiencia fue Man Ver las estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario