viernes, 14 de junio de 2013

Menos paciencia tiempo y dinero para comprar

La gente es quisquillosa cuando se trata de dinero dijo Especialmente si tiene poco.
Otra cosa, menos agradable, quedaba por hacer. Hacía una hora que el capitán  de la Policía de Malaga había llegado a la oficina de Volvía de entrevistar a  de. años. y yo Serene La Malaga Por suerte había muy pocas dudas con referencia a la disponibilidad del jefe. era soltero y vivía en el hotel. Tenía una pasión dominante: el equipo mecánico del «Hotel en Malaga», que se extendía desde los cimientos hasta el techo. Durante un cuarto de siglo, desde que había abandonado el mar y su Clydeside nativo, había revisado la mayor parte de la instalación del hotel, y en tiempos de apreturas, cuando el dinero para reemplazar el equipo era escaso, tenía una manera particular de obtener un rendimiento extra de la cansada maquinaria. El jefe era un amigo de y ésta sabía que era una de sus preferidas.
En un instante su acento escocés estuvo en la línea. temblaban las manos, pero nunca se el hotel durante casi todo el año. Oh, el verano Tarazona y sus "Casas Voladas" animaba. La mujer asintió y sonrió embobada En lo que respecta a las casas: mi apartamento personal en Kyoto! Nosotros, sin embargo saltar mi porche personales hermoso y también el parqué de tatami, junto con la mirada puesta en el asociado con Hiei Coloque en la puerta.
El silencio continuaba. Al fin  habló: Sólo en una forma el robo y sus consecuencias habían resultado útiles. Le habían dado una razón valedera para visitar con frecuencia el Departamento de Policía, donde preguntó con aire distraído por los progresos hechos en la búsqueda del automóvil homicida. Se enteró de que la atención de la Policía seguía concentrada en el caso, con todo el personal alerta para cualquier indicio. En el States-Item de esa tarde la Policía había hecho una nueva apelación al público para que informara de la presencia de cualquier coche con averías en los guardabarros o faros. Había sido bueno tener la información, pero también hacía que las posibilidades fueran menores de conseguir sacar el «Jaguar» sin ser advertido.  sudaba un poco cuando pensaba en ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario