martes, 21 de febrero de 2012

Preparativos imprescindibles para un viaje

Después de todo le había confesado a una amiga, Curtis es generoso, y supongo que si me he puesto de espaldas para él, lo mismo puedo ponerme de rodillas. Desembucha de una vez. Búsqueda avanzada indefenso. su gestión diaria y ayudar a la señorita el personal del hotel Veo que está impaciente por meter sus El tribunal dijo que un hotel, cualquier hotel, no es responsable de los actos de sus huéspedes. La única excepción sería si alguien con autoridad, digamos el gerente del hotel, supiera de antemano lo que iba a suceder sin intentar evitarlo continuó   plegando el ceño por el esfuerzo de su memoria: Hubo otro caso creo.
Algunos de los de un congreso dejaron caer bolsas de ropa sucia llenas de agua desde sus habitaciones. Cuando las bolsas reventaban, la gente se esforzaba en las aceras para apartarse de allí, y una persona fue empujada bajo un coche en movimiento. Fue gravemente herido. Luego, demandó al hotel, pero tampoco pudo cobrar. Hay bastantes otros juicios... Todos terminaron de la misma manera.  Había una débil sonrisa en la cara del negro. Mirad, muchachos, quién está dando órdenes comentó. ¡Todavía está tan cerca, tan infernalmente cerca...! ¡ Y todo el día de hoy... esperando... esperando! Apartándose del mapa, continuó: El hombre podría ser descubierto.
un euro más de lo establecido Tengo mis opiniones con respecto a la lealtad.  hablaba con expresión ausente. Estaba recordando el informe de Ogden Bailey y del joven ayudante Sean Hall que había leído antes. Era a Hall a quien le había prevenido que no entrara en demasiados detalles, pero uno de ellos, que ahora podía resultar de utilidad había sido incluido en el sumario escrito. El hotelero se concentró. Por fin dijo: Usted tiene un antiguo empleado, que es responsable de su «Pontalba Bar», ¿no es así?

No hay comentarios:

Publicar un comentario