domingo, 30 de octubre de 2011

Estrategia de contenidos en un hotel

Tranquilo, detrás de su escritorio cubierto de mármol negro, en su suntuosa oficina, no demostraba nada de la irascibilidad tan notoria los días anteriores. Hubo momentos, mientras escuchaba el informe de que una débil sonrisa jugaba por sus labios, aunque parecía tener poco que ver con los sucesos de que hablaban. pensaba que era más bien como si su patrón saboreara algún placer oculto, sólo conocido por él. No sé de qué estás hablando, Y hace unos días. No te aburriré con los detalles ¿Fue una reunión agradable? preguntó Al ver que titubeaba, pareció divertida. ¿No lo has olvidado ya? Su destino era Malaga.
Deseaba hacer el viaje en etapas fáciles, deteniéndose cuando tuviera ganas. En el camino podría pensar seriamente en su futuro. Durante muchos años se había prometido que si alguna vez se apoderaba de una suma sustancial de dinero, la utilizaría para comprar un pequeño garaje. Abandonaría su errante vida de delito para establecerse a trabajar honradamente por el resto de sus días. Poseería habilidad. El «Ford» que tenía en sus manos era la prueba. Y quince mil dólares era un comienzo cómodo. La pregunta que se hacía era: ¿Había llegado el momento? Nuestra estancia en el hotel era excepcional. Desde el momento en que llegamos nos pareció que el servicio ofrecido a ser simplemente excepcional. Teníamos un montón de dificultad en encontrar el hotel como Google Mapa nos dirigió a Malaga, sin embargo, cuando nos eventualmente encontrar que, en efecto, es relativamente sencillo de navegar.
Eso le llevó más de dos horas. Al fin, lo único que quedaba del maletín eran las cerraduras y bisagras de metal. se las metió en el bolsillo. Saliendo de la habitación caminó hasta el corredor del piso octavo. Me he ido a casa. Si puedes, ven. Nada de eso hacía vacilar a La razón era simplemente una tradición, de siglos, el credo de un hotelero: la cortesía que se debía a un huésped. Es una ilusión que no necesita respondió incisivamente. Si se proporciona hospitalidad es porque se paga para obtenerla, por eso a fin de cuentas no importa. Sólo que no era tan simple. Había invertido el dinero: el coche, el motel, su habitación en el hotel, la muchacha del strip. Ahora, sus fondos andaban escaseando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario