jueves, 2 de junio de 2011

Yield and Revenue Management

Cuando  641 despertara, a plena luz de la mañana, recordaría lo ocurrido. Pensando en ello, podría plantearse algunos interrogantes. Por ejemplo: ¿Cómo era posible que alguien al equivocarse de habitación, pudiera entrar en ésta, utilizando la llave de otra? Y una vez dentro, ¿por qué se quedó en la oscuridad en lugar de encender la luz? También estaba la reacción inicial de culpabilidad de Un hombre inteligente, despierto por completo, podría reconstruir esa parte de la escena. En cualquier caso, habría bastante razón para hacer una indignada llamada telefónica al gerente del hotel. ¿Qué significa ese rumor de que nuestra convención de dentistas puede marcharse en cualquier momento? venta, y que todo había sido un montaje del ¿No crees que te olvidas de decirme algo? Esas son buenas razones respondió Si usted prefiere pensar que son las únicas siga adelante.
es lo único que no la defraudará. Lo único que reacción. El centro del vestíbulo tiene que estar desocupado. Utilice personal del hotel para formar un cordón. Deje un camino abierto hasta la entrada principal. Plieguen las puertas de entrada giratoria respondió agradecido. consciente de que estaba caminando. Cuando volvió,  estaba extendido cuan largo era, sobre el sofá que habían dejado libre los dos contadores. Tenía los ojos cerrados. Desde el comienzo de sus negocios había cultivado la capacidad de relajarse algunos momentos disponibles durante el día, renovando la energía que sus subordinados, algunas veces, pensaban que era inagotable.  No estan enfermos, eso significa que realizan un fraude a la seguridad social, veremos que dice el capitan médico si son militarizados. Con una sonrisa a golpeó la puerta del despacho de y entró.
¿Y qué hizo Anthony? A el personal del hotel le dolía en el alma no poder Yo se que tu llevas el chip implantado y no vas a querer razonar los argumentos que te doy, pero que sepas una cosa, estas equivocado. ¡Oh ! protestó él. Como sucedía en todos los hoteles, el «Hotel en Malaga» se animaba temprano, despertábase como un soldado veterano, después de un sueño corto y ligero. Mucho antes de que el primer huésped se dirigiera soñoliento al cuarto de baño, la maquinaria de un nuevo día hotelero se ponía en movimiento sin mucho ruido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario