sábado, 23 de abril de 2011

Buena comida y todo lo que quieras en el hotel

Los extremismos que abogan por la destrucción de aquellos a los que no les gusta lo mismo que a ellos no merecen ningún respeto, porque con ello lo único que se consigue es que machaquen al resto mientras ese resto machacado sigue abogando por una libertad a la que tienen derecho, ahí esta la verdadera libertad, la de poder cortar las alas de aquellos intransigentes que nos impiden una convivencia tranquila, la pena es que gente como tu este del lado de los opresores.
sólo nos alojamos noches días en este maravilloso hotel pequeño e íntimo pero lamentó que no habíamos quedado más tiempo. Nuestra visita fue perfecta en todos los sentidos, el hotel ofrece buena comida y incluía todo lo que quieras. Perfecto como base para explorar la campiña de los alrededores ya sea a pie o en coche. Recomendamos encarecidamente este Yo a eso no lo llamaría una vida perra, porque yo tengo dos y viven como reyes, comparados con los que tienen que dormir entre cartones.
Pero tampoco orgullo. Sí estoy orgulloso DE ÉL. Pero no por el hecho de que sea un hombre, como hacéis vosotros. Te lo pongo más fácil de comprender, imagina que soy judío, árabe, negro, o que tengo algún tipo de discapacidad física, y tengo un hotel. Yo no alojaría, y espero que se entienda, a alguien que defienda la aniquilación de millones de judíos como algo necesario, como uno de los colegas de este señor expresó en cámara parlamentaria hace no mucho, o bien que defienda la persecución y expulsión de personas de mi condición racial o étnica, o la de mis clientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario