jueves, 1 de julio de 2010

Salones de celebraciones del hotel

Que una pequeña empresa eche el cierre y que deje a su plantilla con nóminas impagadas no es, lamentablemente, una noticia de alcance en estos tiempos. Pese a todo, la situación sigue siendo llamativa cuando el que las protagoniza no es un particular, sino un Ayuntamiento que en años de bonanza apostó por negocios ajenos a la administración local. Puerto Gelves, al borde de la quiebra, es un caso conocido.
El nuevo ejemplo ha saltado a la palestra en Estepa, donde en octubre, el nuevo gobierno local (PA-PP) decidió cerrar el complejo Manantial de Roya, un hotel rural de nueve habitaciones, cuatro casas rurales, restaurante y un centro de interpretación de la Sierra de los Tajillos tirando a salón de celebraciones levantados en suelo y con dinero públicos. Desde su apertura en ha sido gestionado por una empresa cien por cien municipal, Estepa-Turismo SLU.
La decena de trabajadores -a los últimos tres se les comunicó este mes el despido por cierre- no han cobrado desde marzo. Los impagos comenzaron con el anterior gobierno socialista. Durante meses, han pedido que se les despidiera para acceder al paro o buscar otro empleo. Cada lunes, se concentran ante el Consistorio para protestar. En su denuncia, insisten en la diferencia que se hace entre ellos, por depender de una sociedad mercantil de capital público, y el resto del personal municipal, que sí ha cobrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario